V-Rally 4, el regreso de un clásico de los años 90

Fue con una mezcla de sorpresa y expectativa que recibimos, hace unos meses, el anuncio del regreso de la serie con V-Rally 4, en su cuarta edición, para las plataformas de la actual generación y PC (la versión de Nintendo Switch saldrá cerca de la Navidad).

Se trata de un juego de coches de carácter arcade que ha ganado bastante popularidad en los años noventa, casi en simultáneo con el rival Colin McRae Rally, de Codemasters, especialmente en la plataforma PlayStation. El juego iba a recibir una secuela de antes del cambio de milenio.

Producido y editado por los franceses de la Infogrames, V-Rally dejó una buena trayectoria, que tendría continuidad con el V-Rally 3, en el año 2001.

Después de casi 17 años de interregno, V-Rally regresa al panorama de la división “off-road”, retomando las coordenadas arcade de diversas disciplinas que trabajan en la escena deportiva automóvil.

V-Rally 4
V-Rally 4

En este regreso, ahora de la mano de la Bigben y producido por los parisinos Kylotonn (con amplia experiencia en la serie WRC y recientemente producido TT Isle of Man), los amantes de las carreras vuelven a tener a su disposición una propuesta que no escapa a sus raíces, ni descarta algunas bases de la simulación – a veces, incluso recuerda el mismo Colin McRae Rally – , pero que al mismo tiempo da un buen sentido de la evolución, al apostar en diferentes deportes de motor y una jugabilidad bastante equilibrada y armonizada.

Junto con Gravel, la italiana Milestone, V-Rally 4 es una de las experiencias arcade de la reactivación del año, trayendo las especias de las antiguas experiencias arcade en un marco de “off road” bastante largo, a través de un viaje por los continentes, en un periplo mundial que reúne a diversas modalidades de los deportes de motor.

De cierta manera, Gravel y V-Rally 4 perfilan como los sucesores de Sega Rally (hasta ver a Sega parece estar a estudiar el tema, pero sería bueno conocer los planes de la editorial en cuanto a esta serie).

En el caso de V-Rally 4 estamos ante un regreso mucho más feliz. Aunque no sea un juego tan valioso como las recientes incursiones de Codemasters en el universo de “off-road”, la verdad es que no le queda muy atrás. V-Rally 4 se revela como una experiencia multifacética, pero, sobre todo, asegura un buen rendimiento.

Visualmente es un juego bastante aceptable, con detalles y buenos detalles en las pistas donde tiene lugar la competición, mientras que la conducción de los vehículos es muy satisfactoria, con diferentes impresiones en función de los coches a tu disposición.

V-Rally 4 se distingue entre las distintas categorías de la competencia: rally, extreme-kahna, hillclimb, v-rallycross y buggy. La primera opción es la más tradicional del mundo de los rallyes, a través de etapas de clasificación contrarreloj.

Las especiales están distribuidas por varios continentes, las montañas rocosas en Estados Unidos de Monument Valley, hasta los exuberantes paisajes japoneses. Hay una gran variedad de lugares y horarios, por lo que tanto, puedes participar en un especial de la mañana o al final del día, bajo un hermoso atardecer.

La adquisición de los coches es complementaria e imprescindible para continuar la carrera con éxito.

El reto siguiente está en contratar mecánicos (para las reparaciones) e ingenieros (para el desarrollo del coche). Ello implica un costo, una hoja de salario semanal, por lo que tendrás que gestionar con eficacia tu presupuesto.

La participación en las pruebas también implica el pago de una tasa, pero el retorno es muy superior a la consecución de los objetivos propuestos.

La evolución en la carrera es relativamente simple y lineal, sin gran profundidad u opciones menos comunes.

Al cabo de pocas horas puedes desbloquear todas las divisiones de la competición, aunque siempre tengas poder de elección sobre el sentido de la propia carrera. En resumen, no es nada muy profundo, pero se establece una buena base de libertad, y un sentido de progreso rápido.

En cuanto a la conducción, V-Rally 4 no avergüenza. Es entre los juegos de coches de menor presupuesto, el más competitivo e interesante.

La cadencia de fotogramas por segundo es muy consistente y rara vez se dan saltos. Gráficamente está bastante por debajo de un Forza Horizon o Gran Turismo Sport, pero no anda lejos del grafismo visto, por ejemplo, en Driveclub.

En conclusión, V-Rally 4 es un regreso digno, capaz de cosechar las expectativas trazadas para un juego de presupuesto reducido. Kylotonn no es propiamente un estudio que trabaja con grandes “budgets”, pero ya ha demostrado en juegos como TT Isle of Man, e incluso en la serie WRC, que disponiendo de los medios, tiene la capacidad de lanzar títulos interesantes.

Pantallazo de V-Rally 4

Aunque con algunas limitaciones en la mayoría de los elementos que componen la experiencia, V-Rally 4 demarca por la diversidad de pruebas y contextos de la competición automovilística.

Write a Comment

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad