The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es un juego inspirado en el anime de nombre similar. El juego fue lanzado para PS4 por Bandai Namco y adapta toda la primera fase del dibujo animado, que cubren los principales hechos con algún contenido interesante para los fans, además de las misiones paralelas que complementen la historia.

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es una historia centrada en la fantasía, acción y magia. El anime original se desarrolla en una realidad donde humanos y monstruos conviven, lo que genera algunos conflictos. Es en este escenario que conocemos una fuerza de caballeros del reino, formada por personas muy poderosas – este grupo se llama “Los Siete Pecados Capitales”.

Cada uno de sus miembros lleva un nombre y un título – el Pecado del Dragón (Ira), el Pecado del Zorro (Codicia), el Pecado del Oso (Pereza), etc. El problema es que esta guardia fue prohibida en el reino después de un golpe de estado orquestado por fuerzas ocultas, y ahora, desbandados, luchan para recuperar su poder y demostrar su inocencia.

Aquí tenemos la introducción de los héroes y la aventura que comienza con Meliodas, el Pecado del Dragón, un joven rubio de estatura pequeña, pero que guarda un gran poder dentro de sí. A lo largo de su jornada, al lado de la princesa Isabel y el cerdo Hawk, tratan de encontrar los otros Pecados para corregir las injusticias y salvar el reino.

La historia es interesante, pero muy básica, que se encuentra en formatos similares en cualquier otro anime de pelea y aventura. El juego se adapta al dibujo animado de una forma hasta fiel, con detalles que quedan fuera de la trama original, pero que resultan positivos. Aunque no sea la historia más auténtica del mundo, divierte a quienes gustan de este género.

El principal modo de juego de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia se divide en misiones. El juego comienza con una batalla entre Meliodas y las fuerzas del reino, en donde el joven “héroe” tiene que eliminar a tus enemigos en un período corto de tiempo. A pesar de conformidad con la lucha en contra de numerosos personajes, este no es un juego al estilo “Musou”, o sea, donde luchamos contra un ejército de guerreros, en mapas gigantescos.

El mayor triunfo de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es su simplicidad. Para evolucionar en la historia el jugador sólo tiene que seleccionar las misiones en el campo de “Quest”, dentro de la taberna de Meliodas, para poder luchar y progresar. Conforme avanza, objetivos paralelos surgen, y es necesario guardarlos en algunos casos para que nuevas tareas relacionadas con la trama principal sean abiertas. Y así seguimos hasta el final de la aventura, alternando entre “misiones” y combates.

Las batallas son en arenas 3D. Como mencionamos, no hay combate en campos abiertos. Sin embargo, el juego mantiene elementos destructibles, con base en los golpes, lo que da un resultado visual muy atractivo. Los choques son de uno contra uno y te ponen en una variedad de situaciones en relación al control de los personajes de la serie, empezando por Meliodas. Incluso Elizabeth participa, pero acompañada por Hawk.

Las luchas son creativas. Se parecen mucho a otros juegos de anime, con comandos similares, como Naruto Ultimate Ninja Storm, Dragon Ball Xenoverse o Tenkaichi Budokai. A quien le guste este tipo de combate, va a disfrutar mucho del juego.

A pesar de ser en 3D, los gráficos de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia imitan muy bien el anime original. No se utiliza la técnica “cel-sombreado” vista en Dragon Ball o Naruto, sin embargo. La producción opta por tener algo más enfocado para el 3D tradicional, aunque los personajes sean fieles en términos visuales.

Conclusión sobre The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es un juego con esmero, bien producido y con unos gráficos que recuerdan bastante el anime original. Pero es algo “básico de más”. Tiene combates interesantes y muchos personajes representados de forma fiel. Su modo de juego no varía tanto de los puntos principales. A fin de cuentas, es un buen juego, aunque pudo destacar mucho más en algunos aspectos.

Responder