The Inpatient

The Inpatient es el más reciente título de terror en formato VR par PlayStation, una especie de precuela espiritual que se deriva de 60 años antes de los eventos de Until Dawn, lanzada en 2015. Tal como en su secuela, la mecánica principal del juego es muy simple: la historia es conducida y manipulada por tus decisiones – el famoso efecto mariposa – lo que significa que el final puede variar según las opciones que fuiste eligiendo a lo largo del camino, junto con el destino de los personajes que irás encontrando a lo largo de tu jornada.

La historia del juego ocurre, en su mayoría, en el sanatorio de Blackwood Pines, uno de los lugares principales de Until Dawn que está de regreso a la precuela, algo que recuerda a la primera fase del primer Outlast. Hubo un trabajo muy bien logrado por parte de la Supermassive Games en la creación de una atmósfera pesada y temible que deja el jugador bastante desconcertado: en lugar de centrarse en los jumpscares económicos, la creación de un aura misteriosa en torno al juego a través del contraste constante entre la luz y la oscuridad o en la utilización del sonido ambiente contribuye de manera gigantesca para esta experiencia.

Por cierto, de entre todos los juegos disponibles para PS VR este se encuentra, en términos técnicos, en la parte superior de la lista en lo que respecta a mejores efectos visuales: la iluminación, las texturas y los gráficos de una forma general están diseñados de manera ejemplar y no puedo dejar de hacer referencia a los modelos de los personajes y la animación, detallados al detalle.

Sin embargo, la historia del juego es muy accidentada: despiertas atado a una silla, sin ningún recuerdo sobre ti o como llegaste a ese lugar, en una sala con material médico de naturaleza cuestionable. Eres posteriormente presentado al Dr. Bragg, uno de los personajes más referenciados a lo largo del juego, una introducción que establece un tono oscuro y misterioso que se va perdiendo a lo largo del juego. Los constantes cortes de la historia – ya sean flashbacks o sueños – prosperan a lo largo del título, creando una cronología confusa y sin un hilo conductor claro.

En el juego, pasarás parte del tiempo en tu habitación (celda), a veces sin poder moverse, y ahí es donde te aparecerán los comandos básicos del juego: además de moverte, tú también eres capaz de agarrar y girar determinados objetos (usando R2 y los controles de movimiento del mando) como pomos, tableros, hojas, tazas, entre otros elementos. En términos narrativos, es muy poco lo que sucede en esta fase del juego – la historia del mismo se va desenrollando a medida que elijas una de las dos opciones de diálogo que te son dadas. Nuevos y más interesantes eventos aparecen con la llegada de Gordon a tu habitación, llevando la historia por caminos más oscuros y adensando el misterio que envuelve este mundo.

Los personajes del juego son, sin embargo, bastante uni-dimensionales y muy poco carismáticos. De entre todos los personajes con los que se interactúa (Gordon, Dr. Bragg, la enfermera Victoria, Suzanne, David y el Padre), sólo Gordon se destaca por su personalidad y habría sido mucho más interesante si hubiera acompañado por más tiempo durante la aventura: ya que muestra resistencia, determinación, coraje y garra, características que no son visibles en ningún oro personaje.

Vale la pena enfatizar que bajo tus decisiones y la forma de jugar, la historia (o por lo menos parte de ella) será distinta, por lo que tendrás que probar y ver como la misma se desarrolla y progresa de forma diferente a como te lo describimos.

Una de las mecánicas más interesantes del juego que acentúa de una manera gigante lo aterrador que puede ser, sucede cuando te encuentras con las criaturas que deambulan por el sanatorio. En mi juego, a mi me pasó sólo dos veces, pero me gustaría que hubieran explotado mejor esta mecánica, la expansión a otros segmentos. Una vez que te encuentras con uno de estos seres, no te podrás mover y tendrás que permanecer lo más quieto posible hasta que el monstruo se aleje. Estos momentos de mayor suspense ayudan a compensar aquellos que llegan a ser un tanto aburridos.

Queda decir que The Inpatient es corto. Muy corto; no obstante es, sin duda, un juego con mucho potencial. La pregunta es si este potencial se aprovechó de la mejor manera y, a mi modo de ver, se quedó un poco lejos de las expectativas que causó. Así mismo, los controles ciertamente no ayudan (muy al contrario), junto con los personajes poco carismáticos que habitan en el juego. The Inpatient destaca por su brillantez técnica: los entornos vibran dentro de las gafas VR, con los reflejos, las sombras, los granos de polvo, la banda sonora y muchos otros pequeños detalles que le den vida a un mundo que de por sí es triste y muy poco interesante.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad