Super Mario Maker

Super Mario Maker es una exclusividad de peso del Wii U. El juego permite que el usuario cree y comparta fases de la serie Super Mario, construyendo sus propios niveles con el Gamepad. Sencillo, intuitivo y muy divertido, el juego es un hermoso homenaje a los mejores momentos de la serie.

Programar un juego de verdad requiere un profundo conocimiento de computación, aquí el arte es fácil. Diferente de los complejos menús de LittleBigPlanet y de la recopilación de recursos de Minecraft, en Super Mario Maker todo lo que necesitas para empezar es un Gamepad (y mucha imaginación).

El control en forma de tablet de Nintendo se legitima como un buen joystick desde los primeros minutos de Super Mario Maker. Con un simple arrastrar la stylus puede insertar enemigos, bloques, abismos y saltos milimétricos, todo en una interfaz sumamente amigable. Es tan simple que basta con abrir el menú, haz clic en el objeto deseado y colócalo donde quieras.

Lo más cool es que, con una simple sacudida de los objetos, es posible crear combinaciones inéditas, como poner un Koopa a bordo de la nube de Lakitu o dar un hongo a Bowser Jr. para convertirlo en un gigante.

Los recursos están repartidos por cuatro engines diferentes, basadas en los clásicos juegos de Mario: como Super Mario Bros. (1985), Super Mario Bros. 3 (1990), Super Mario World (1991) y New Super Mario Bros. U (2012). O sea, sólo en los niveles temáticos de Super Mario Bros 3 es posible volar con la Tanooki Suit. Yoshi sólo aparece en Super Mario World, mientras que el salto en las paredes se limita a las fases de New Super Mario Bros. U.

Desafortunadamente, a pesar de que existen decenas de objetos y miles de combinaciones posibles entre ellos, se lleva un buen tiempo hasta que todas las herramientas estén a tu disposición. Es preciso dedicar unos minutos jugando con lo que ya fue liberado hasta que una notificación aparezca en la pantalla indicando que los nuevos recursos se encuentran disponibles. Por un lado, este sistema ayuda en la curva de aprendizaje, obligando al jugador a familiarizarse.

Por otro lado, esto termina limitando la creatividad en las primeras horas de juego. Es lamentable que el último elemento liberado sean los tubos que conectan los diferentes sectores de las fases. Si deseas hacer una fase en el castillo de Bowser o en el subterráneo, es necesario jugar bastante en el overworld estándar.

Super Mario Maker ofrece un amplio soporte a los amiibo, los muñequitos de NFC de plástico. Al aproximarse a uno de ellos en el reproductor del Gamepad, el personaje en cuestión se encuentra disponible como una skin para ser utilizada en los niveles temáticos de Super Mario Bros.

Lo más cool es que cada skin trae consigo efectos de sonido de los juegos clásicos. Así, espera oír el sonido de los saltos de Sonic, Mega Man y compañía a lo largo de los escenarios y por cientos de fases inspiradas en las aventuras de estos héroes.

Si bien el juego ofrece uno de los mejores soportes online de la historia de Nintendo, algunos vicios de la compañía de Kioto se repiten, como no tener el permiso de buscar directamente las creaciones de tus amigos.

Conclusión sobre Super Mario Maker

Super Mario Maker es el mejor homenaje para la serie de juegos de Mario y un auténtico clásico. Nostálgico e innovador en la misma medida, el título puede fácilmente consumir horas de tu vida debido al altísimo factor de repetición. Mamma mia, son infinitas fases y posibilidades por el precio de un solo juego.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad