Review: Shadowguns Legends (Android y iOS)

Se convierte en común caer en el error de que los juegos como Shadowgun Legends son comunes y normales en la plataforma mobile. La propuesta idealizada (y afortunadamente cumplida) no tiene nada de “Normal”. Un juego espectacular, como poco se ve, con toneladas de contenido, gráficos espectaculares y disparos que van a satisfacer a todos.

Shadowgun Legends es el resultado de años de desarrollo y pruebas. El juego fue anunciado en agosto de 2016. En octubre de 2017, la Madfinger games comenzó la prueba beta.

La historia del juego es una secuela directa del primer Shadowgun (de 2011). El jugador debe crear un personaje para entrar en la élite de cazadores de recompensas. Esta tropa es liderada por nadie menos que el propio John Slade, que está más viejo y con una barba al estilo Kratos de God of War.

A pesar de no ser muy conocida por la gente más joven, Shadowgun es una franquicia muy conocida por los amantes de los juegos de celular. El juego fue uno de los primeros juegos de disparos de renombre a tener una presentación que se asemeja a los juegos de consola.

En Legends, el jugador crea un personaje para viajar por las galaxias, cumpliendo misiones y desarrollando la historia del juego. El objetivo es convertirse en una leyenda. Pero esto es opcional.

Puedes emborracharte en un bar o, simplemente, disfrutar del modo multijugador versus. Las posibilidades son innumerables. Se trata de un juego que es un Shooter, coquetea con los RPG y cuenta con mecánicas de interacción dignas de un The Sims.

Gráficos impecables

Shadowgun es parte de una élite que explora como pocos el potencial de los smartphones. El juego es muy bueno en este rubro, y lo más importante, es hermoso en cualquier configuración, e incluso en los teléfonos inteligentes con bajo poder de procesamiento.

Mucha gente se queja sin razón de la optimización del juego, ya que Legends es muy bien optimizado. El problema es que muchos jugadores insisten en querer que el juego corra con los gráficos al máximo, en los dispositivos de entrada.

Es indescriptible la sensación al entrar en la ciudadela, en el comienzo del juego, y darnos cuenta de que todo allí es interactivo.

Cuando Legends fue revelado al mundo en el año 2016, la productora dejó en claro que estaba utilizando un Nvidia Shield TV. Pero al tener el juego en las manos se puede ver que es incluso más bonito que en la presentación.

– Singleplayer competente … pero podría ser mejor

El centro de la historia en Shadowgun Legends no es así. Las cosas suceden de una manera un poco flojo, pero al menos tienen. Sin embargo, hay muchas fases repetitivas con una gran incidencia de los mismos enemigos. No obstante, hay un montón de cosas para equipar a tu personaje, donde el jugador puede personalizar casi todo en él, desde la armadura hasta armas y tatuajes.

– Multijugador envolvente

Podemos decir que el multijugador se divide en dos: el cooperativo y versus. El modo versus es una confrontación entre 8 jugadores, con partidas rápidas. No hay mucho que decir sobre él. Sólo liquidar al equipo rival para recoger puntos.

Muchos jefes presentes en el juego son bastante difíciles e imposibles de terminar solo. Tener compañeros para jugar el modo cooperativo es esencial. En ese momento, el juego brilla con un reto bien equilibrado.

Conclusión sobre Shadowgun Legends

Shadowgun Legends puede haber llegado en una época en la que el centro de atención son los Battle Royale, pero eso no le resta mérito al juego. Los únicos inconvenientes son algunas de las misiones repetitivas y la exigencia de contar con conexión a internet para las misiones en solitario.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad