One Piece: Burning Blood

Lo primero que uno se dará cuenta al jugar One Piece: Burning Blood es que parece estar diseñado para todos aquellos jugadores amantes de One Piece que siempre soñaron con un título de peleas basado en esta serie de anime. Como escenario, One Piece: Burning Blood presenta uno de los momentos más entrañables que cualquier fan de la serie fácilmente recordará; por lo que si no sigues One Piece, probablemente te perderás un poco de la narración que sirve de base para este título.

A pesar de ser un título de peleas con elementos clásicos de este género; One Piece: Burning Blood nos permite jugar en diferentes modos de juego, como lo son: peleas en línea, multijugador local, retos, campañas y más.

La dinámica del juego se basa en la construcción de equipos de tres personajes. Cada personaje que podemos escoger cuenta con un golpe fuerte, uno débil, un tipo de defensa y un salto. Cada uno de los escenarios en los que combatimos se encuentra basado en un escenario que podemos identificar fácilmente en la serie; los combates suelen durar poco más de tres minutos.

Como observamos, el concepto central del juego parece bastante simple; sin embargo, en realidad puede manifestarse más complicado de lo que podemos observar de inicio. Ya que cada peleador tiene opción de atacar con un poder especial y en diferentes intensidades; tendremos que saber muy bien qué personajes emplear y cómo utilizarlos en equipo para aprovechas las fortalezas y debilidades de cada uno.

En One Piece: Burning Blood, el modo de juego “Campaña” es la base para comprender toda la dinámica del juego; aquí aprenderemos los conceptos básicos del juego, mientras la dificultad aumenta poco a poco conforme avancemos de nivel. Sin duda, jugar en el modo “Campaña” te preparará para los combates multijugador, ya sea local o en línea. Además, conforme avancemos en este modo de juego, iremos desbloqueando personajes, hasta llegar a los 40 que pone a nuestra disposición el juego.

Cabe señalar que tanto la personalidad de los peleadores, las voces, los tipos de diálogo, los colores, movimientos, entre otros elementos; son, en extremo, fieles a lo que podemos observar en la serie original de One Piece. Básicamente el juego se complementa perfectamente con la narración del anime.

Incluso para aquellos que jueguen One Piece: Burning Blood solos, el juego resultará atractivo; ya que podremos seleccionar el modo de “Se busca”; con el mismo estilo de los típicos carteles de One Piece.

Sin temor a equivocarnos, podemos asegurar que One Piece: Burning Blood es un título de calidad, entretenido y original en ciertos aspectos; sobre todo resultará un excelente juego para todos aquellos seguidores de One Piece. Los gráficos son buenos, la música va de acorde con la serie, las peleas son atractivas y, la mayoría, supondrán un reto para cualquier jugador (no importa si llevas años jugando este títulos de combate). Este es un juego que seguro te dejará un sabor de boca distinto; si bien no consideramos que pueda entrar dentro de los mejores juegos que verán la luz este año, es un juego bastante bueno que, sin duda, vale la pena adquirir y jugar.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad