Nier: Automata

Si bien Nier: Automata hereda mucho de su predecesor, está lejos de ser una típica secuela, ya que tiene su historia y personajes propios; la trama va dentro de un futuro distópico en el un grupo de alienígenas con un ejército de máquinas, arrasó la Tierra obligando a un reducto de la humanidad se asentara en la Luna a fin de ejercer ataque desde ahí y retomar el control del planeta.

A fin de lograrlo, son creados unos androides, guerreros de metal y microchips que junto a drones dan apoyo balístico con el objetivo en común de recuperar el hogar de los hombres. Aunque dicho así suena como un juego más de este tipo, la verdad es que la historia termina por enganchar desde el principio, haciendo que el usuario se reviente los sesos en reiteradas ocasiones cuando luego de finalizar el juego, cae en cuanta que tendrá que pasar por él al menos un par de veces más para descubrir los porqué y motivaciones de los diferentes personajes.

¿Cómo es esto posible? sencillo, una vez superado el juego con la androide protagonista, habrá que hacerlo con su compañero, y pese a que se vivirán casi las mismas situaciones, el hecho de contar con destrezas distintas marca la diferencia; y así otras dos veces más con otros personajes de caminos alternos a los que se terminan de recorrer.

Lo más notorio de Nier: Automata

Lejos de las idas y vueltas de su historia, el videojuego destaca por muchos otros aspectos, entre ellos sus menús. Se habla de un campo destinado a que el jugador se sitúe en el mapa, con la posibilidad de escoger su próxima misión, además de cambiar las características de su androide. Con esta capacidad limitada, la utilización de distintos chips fusionables permitirán la personalización del estilo de combate de cada avatar, tanto en lo que respectas a elementos que potencien su vida, como en los ataque para librar batallas con jefes finales.

Pero esto no es todo, en Nier: Automata se evidencia el toque Platinum y lo heredado de Bayonetta, a través de selectivos combos que se apoyan en la oportunidad de hacerse con dos clases de armamento intercambiarles son solo pulsar un botón, lo que puede ser visto por los jugadores experimentados como un verdadero baile en lugar de un juego de acción.

Para que no se vea como un juego más de Platinum, habrá que poner en escena el espíritu shmup con un dron capaz de disparar a la conveniencia del usuario para reducir la vida de los enemigos, lo que hace que en determinados momentos de la aventura pueda pensarse que se está de cara a algo más próximo a un ‘Gradius’ que a un juego con hachas y lanzas.

Nier Automata

Nier Automata

Puntos en contra

Lo negativo que a simple vista puede encontrase en Nier: Automata es la necesidad de tener que esperar a los otros caminos que ofrece el juego para encontrar nuevos desafíos, pues la cámara, no terminan de lucir como deberían esos encuentros. Sin embargo, esto puede verse más como un problema de comodidad que un error del juego.

En conclusión

Gracias a su historia, originalidad y jugabilidad, se habla de un título ampliamente recomendable, con atributos suficientes para enganchar a cualquiera y que pagará hasta el último dinero invertido en él, aunque no se trate de un videojuego perfecto, revolucionario y mucho menos, para cualquier tipo de jugador.

Enamorarte de Nier: Automata solo amerita ser fanático de un berenjenal de mecánicas y opciones en un mundo abierto con alma de RPG. Lo único que se le podría pedir, es un poco más de evolución a sus misiones secundarias.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad