Monument Valley

Monument Valley es un juego de puzzle y aventura para iPhone, iPod Touch y iPad. Inspirado en el concepto de “estructuras imposibles”, es un mixto de descubrimiento y de contemplación. Sin embargo, la aventura de Ida es demasiado corta.

Popularmente conocido por ser un tipo de ilusión óptica, el concepto de estructuras imposibles comenzó a ser aplicado en el arte aún en los años 30. En los games, sin embargo, este concepto no surgió hasta hace poco. El concepto de estructuras imposibles sugiere una ilusión de perspectiva, en la que un objeto parece dar forma a nuestra percepción.

En Monument Valley, las estructuras imposibles componen prácticamente todos los escenarios del juego. El concepto es aplicado para crear nuevos caminos y es donde toda la diversión del juego sucede. Cambiando la perspectiva del escenario, o transformando algunos objetos, el jugador resuelve puzzles, creando ilusiones de óptica para que la protagonista pueda acceder a otras áreas del escenario.

En el juego, controlamos una pequeña personaje de vestidos de ropas blancas, llamada Ida. Comandarla es una tarea relativamente fácil, basta con pulsar en cualquier lugar de la pantalla para que trate de llegar al lugar. Ida puede caminar sobre escaleras, chimeneas, paredes, entre otros sitios. Sin embargo, no puede saltar de un objeto a otro o subir por una pared con un ángulo de 90 grados.

Cabe entonces al jugador girar elementos móviles que estarán a su disposición. El game no entrega todo, por lo que el jugador tendrá que darse cuenta de cómo resolver cada puzzle. La diversión en Monument Valley está en esos pequeños momentos de descubrimiento.

Partiendo de una fase inicial muy simple, el juego explica su concepto de forma mágica. A partir de ahí, el jugador se presenta en etapas cada vez más complejas. Sin embargo, Monument Valley no sólo es un juego de puzzle, sino que también cuenta con elementos de narración que incluyen personajes poco ortodoxos como un pequeño bloque amarillo que hará un seguimiento de Ida en varias de las fases.

Es imposible no tener en cuenta el arte simple y al mismo tiempo hermoso que implica Monument Valley; pero a medida que el jugador avanza, hay varios elementos que comienzan a desarrollarse y a dar a conocer sus perspectivas, posibles sólo en un juego tridimensional. Primero sólo los objetos y, por último, una fase entera, totalmente móvil, espera al jugador en el desafío final.

Por desgracia, Monument Valley no es un juego indie tan extenso y lleno de secretos. Son sólo 10 fases y se tarda más o menos una hora para terminar el juego. Además de varias fases, algunos de elementos más concisos en la trama dejarían la trama envolvente.

Conclusión sobre Monument Valley

Monument Valley es un juego de descubrimiento, una guía para resolver los puzzles que nuestra propia visión crea. El concepto del juego es brillante y el hecho de estar todo en español es otro buen motivo para disfrutarlo. Sin embargo, quien esperaba una juego largo y lleno de secretos, puede terminar decepcionado; aunque en términos generales, se trata de un buen título.

Responder