Figment

Con poco tiempo de vida, el estudio danés Bedtime Digital Games ya ha creado una identidad propia. Primero por la construcción de bellísimos escenarios con dibujos hechos a mano. Después, por su afinidad con los puzzles. Y esto se ve reflejado fielmente en el último lanzamiento del estudio: Figment.

En Figment, el jugador toma el control de Dusty, la personificación de la valentía dentro de una mente humana. Olvidado y sin utilidad alguna, Dusty de un cambio repentino en la vida del humano que habita y pasa, entonces, a perseguir a las pesadillas que han aparecido recientemente en la mente, y así, poco a poco descubre qué fue lo que hizo que esos miedos antiguos resurgieran.

La comparación más obvia para Figment es la serie de The Legend of Zelda (Nintendo). Con sólo una espada en mano, Dusty necesita explorar lugares diferentes, cada uno con su propia temática. En estos lugares, secciones de combate y resolución de puzzles se intercalan, y al final, un jefe debe ser derrotado para dar continuidad a la aventura. Hay muchos secretos ocultos en cada una de las fases, mismos que pueden ser recogidos en cualquier momento, a partir de la resolución de puzzles secundarios o de la interacción con los habitantes locales.

A diferencia de la serie Zelda, sin embargo, Figment invierte más en el puzzle clásico. Desde bloques que deben ser colocados de forma adecuada en el terreno hasta botones que deben ser presionados en la secuencia correcta. Y si estos rompecabezas empiezan a surgir de forma sutil, el nivel de experimentación necesaria para resolver un problema aumenta. Para aquellos familiarizados con los juegos de puzzle, Figment no ofrece grandes dificultades. Para el jugador medio del género, sin embargo, pueden presentarse algunos desafíos importantes en el camino.

Figment tiene una calidad técnica notable. Los escenarios están bien diseñados, llenos de detalles que hacen referencia a la zona del cerebro que es explorada. La mecánica central de gameplay, aunque no innove en ningún aspecto, también es sólida y funcional. Pero en un aspecto, Figment extrapola la precisión técnica y se convierte en una experiencia única: el uso de la música.

En su campaña de marketing, Figment se auto-proclamo como una aventura musical. La definición no podría ser más acertada. La edición de sonido no sólo se lleva a cabo de forma precisa, sino que las animaciones de diversos objetos en el escenario se sincronizan al progreso de la banda sonora.

Cada una de las tres grandes regiones de la mente posee una pesadilla propia. La zona de la creatividad tiene que lidiar con el miedo a la enfermedad. La zona de la lógica sufre el miedo de las arañas. Mientras que la sección final, la zona de memorias recientes, alberga la personificación de la depresión. Cada uno de estos personajes tiene un conjunto propio de canciones, creadas para reflejar su personalidad. Estas canciones tienen versos cantados por las propias pesadillas, y además de letras bien escritas e inteligentes, guían los pasos de los enfrentamientos entre jugador y maestros. Lo que da como resultado un juego, por demás, interesante.

Aunque el juego se basa en el idioma inglés, incluyendo las canciones, Figment ya ha sido lanzado con subtítulos en varios idiomas, incluyendo el español. Es cierto que existen algunos errores de traducción, pero aún así el juego es muy asequible. Un punto más que positivo, cuando se tiene en cuenta la importancia de la narración para disfrutar de Figment.

El mayor mérito de Figment es su capacidad de lidiar con temas como la depresión, el nihilismo, el trauma y la salud mental a partir de metáforas visuales y sonoras. Metáforas capaces de ser comprendidas por cualquier público. El juego pone a adultos y niños en medio de una narrativa optimista, que muestra la depresión como un peligro real, astuto y listo para destruir la mente; pero que, con coraje y optimismo, es posible que sea derrotado. A fin de cuentas es el mensaje de Figment define su propósito con este juego. Y es este mensaje, y la manera como se construye, lo que hace que Figment sea, de lejos, el mejor juego para la hora de acostarse.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad