Dark Souls Remastered

Dark Souls nace del cruce de fuego con las tinieblas, como queda patente en la introducción que precede a los primeros momentos de la entrada en Lordran, el vasto mundo que da forma al juego.

Aparentemente nuevo y erigido sobre las bases que definen una trilogía, es imposible establecer la magnitud de Dark Souls sin mencionar el inevitable Demons’s Souls (2009), también de From Software y dirigido por Hidetaka Miyazaki, otro título de culto que se reveló decisivo en la formación de la secuela espiritual de Dark Souls.

Si Demons’s Souls sobresalió por la novedad de un modelo de juego anclado en el castigo constante de los errores cometidos por el jugador, que lleva a encontrar fuerzas en los pequeños triunfos, gran parte de la experiencia se basa en un esquema solitario, en un marco oscuro y opresivo, muchas veces seguido por cámaras sofocantes. Todo enmarcado en una estructura de juegos de rol tradicional, así como en los elementos de ataque y defensa, basados en el uso de armas, escudos y hechizos, típicos de la fantasía medieval.

En este caso, es la primera vez que Bandai Namco recupera uno de sus mayores tesoros para la actual generación de plataformas, sacando provecho de los sistemas más avanzados como la PS4 Pro y la Xbox One X (el PC es, ya, un habitual). Dark Souls integra esa lista, y señala también el estreno de la serie Souls en una consola de Nintendo, la Switch (esta versión sólo llegará en verano).

Sin embargo, Dark Souls Remastered es el clásico de culto que vuelve a estar a disposición de los jugadores, una oportunidad para muchos de los que no han disfrutado de esta magnífica obra de Bandai Namco, producida por From Software.

El original, lanzado en 2011 para PS3, Xbox One y PC, en el contexto de los sistemas disponibles, a pesar de los grandes avances conceptuales frente a Demon’s Souls y la creación de un mundo más coherente y una mejor jugabilidad, presentó algunas limitaciones técnicas, especialmente en el frame rate, en áreas donde la concentración de enemigos es mayor. Si en la época estas dificultades no eran tan obvias, hoy en día las mejores resoluciones y una subida en cadencia de fotogramas por segundo se han convertido en la referencia, algo que Dark Souls III (y también Bloodborne) han alcanzado.

Sin embargo, ante este cuadro completo, balizado entre Demon’s Souls y Dark Souls III, situamos esta versión remasterizada. En verdad, Dark Souls Remastered es uno de los mejores juegos de la serie, y podemos decir que, con este título, Dark Souls nunca corrió tan bien en las consolas.

Desde el punto de vista artístico Dark Souls encaja en la época de fantasía medieval. Lordran, el territorio donde tiene lugar la acción, es la casa de bestias grotescas y criaturas mitológicas, como los dragones, ofreciendo un bestiario increíble.

Imagen de Dark Souls Remasterd

El territorio está ligado entre sus diversos puntos y transformado en un inmenso mundo abierto. Así, es imperioso aunar un avance ponderado y progresivo, eliminar obstáculos, abrir puertas y recuperar energía en los “bonfires”.

El juego resulta ser particularmente desafiante al introducir la forma no humana del personaje controlado por el jugador. El restablecimiento de la humanidad sólo ocurre mediante la reunión de ciertas condiciones, lo que da ciertas ventajas, pero tiene como contrapunto la invasión de tu territorio por los otros jugadores.

Con la versión original remasterizada llega también el DLC (está incluido y no tendrás que pagar por él) Artorias of the Abyss, un contenido que añade aún más horas de juego.

En conclusión, Dark Souls Remastered asegura una experiencia más coherente y precisa, anclada en unos constantes 60 fps a 1080p, así como una resolución de 4K en los modelos Pro (PS4 y Xbox One X. Siendo la mejora de la velocidad de fotogramas, posiblemente, el mayor bono de esta versión.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad