Burnout Paradise Remastered

La serie Burnout fue una de esas que ha cambiado por completo cómo los jugadores apreciaban los juegos de carreras. Con disputas super veloces, accidentes de tránsito en Broadway y una banda sonora memorable, Burnout se presentaba de una manera única con cada título. En 2018, 10 años después del último gran lanzamiento, EA ha decidido lanzar Burnout Paradise Remastered para que todos pudieran apreciar, una vez más, el estandarte de las carreras en un mundo abierto.

Y ahora, todo este tiempo después, es posible medir exactamente todo lo que fue alcanzado por Criterion con Burnout Paradise, y, con excepción de Need for Speed Hot Pursuit, el primer Need For Speed de la desarrolladora inglesa, es curioso notar que nunca más se destacaron lo suficiente para crear nuevas leyendas de la carrera virtual.

A pesar de las similitudes indiscutibles, Burnout Paradise no paga regalías a las marcas de coches conocidas internacionalmente, y no por eso aleja a algunos de los jugadores más hardcores. Cada coche cuenta con características propias de dirección, pero todo de la forma más “arcade” posible. La velocidad impuesta en sus carreras es aún mejor, ahora corriendo a 60 frames por segundo en 4k.

Otra cosa que siempre es bueno recordar, es que todos los contenidos descargables de contenido del juego ya lanzados están incorporados en la versión Remastered (menos el desbloqueo de los coches de la campaña principal). Nuevos mapas, desafíos, coches especiales y hasta motocicletas esperan en este clásico remasterizado.

Paradise City es una ciudad totalmente abierta desde los primeros minutos de juego. A diferencia de los juegos de mundo abierto convencionales, no encontramos líneas guías, flechas luminosas en el suelo o bloqueos de calles prohibidas durante las carreras. El juego proporciona el punto “A” y el punto “B”; por lo que nos toca a nosotros elegir la ruta más rápida para llegar a él.

El juego cuenta con un sistema de evolución simbólico representado por licencias de conducir, que son desbloqueadas a medida que obtenemos victorias en las pruebas. Estas pruebas están repartidas por los semáforos de la ciudad y para acceder a ellas, sólo tienes que pulsar los botones de aceleración y freno al mismo tiempo.

Sólo para tener una idea de cuán duro es Burnout Paradise, bastan un par de horas de juego para entender que los viajes rápidos no siempre son los mejores. Cambiar de coche, sólo dentro de algunos puntos específicos del mapa, y conquistar nuevos bólidos requiere habilidad para triunfar en los encuentros casuales. Y, sí, nada de marcas o etiquetas personalizadas en el mapa. En resumen, el juego te obliga a aprender todos los caminos del mapa a través de la pura y simple repetición.

No es posible “tunear” los vehículos, pero ganando ciertos retos contra el reloj con cada uno de los coches disponibles es posible desbloquear versiones mejoradas de los mismos.

Conclusión sobre Burnout Paradise Remastered

Burnout Paradise Remastered es uno de esos juegos que sirvió de punto de partida para nuevas ideas dentro de los juegos de carreras y, aun así, parece no haber envejecido un solo día. Continúa con una mecánica de juego perfecta, su aspecto es aún mejor en su nueva versión y podría servir como una advertencia a los desarrolladores de Need For Speed.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad