Abzû

La manera más fácil de explicar Abzû es describirlo como un viaje, sólo que bajo el agua. Por ello, si eres un amante de los videojuegos que implican temas marinos, seguramente te encantará. Y es que, en realidad, se trata de un juego que vale mucho la pena.

En este viaje, controlamos a un personaje sin nombre y con una especie de traje de buceo. Así, el jugador inicia el juego sin ningún objetivo aparente y lo único que debemos hacer es explorar el fondo del mar.

En el transcurso del juego, se puede percibir una cierta narrativa que va construyéndose poco a poco, sin prica. Sin embargo, lo que realmente importa para la experiencia son los momentos más emocionantes que Abzû proporciona al jugador en todo momento.

Las similitudes entre el juego de Giant Squid Studios y el clásico de la Thatgamecompany no son coincidencia, porque las tres personas que trabajaron en Journey están en el equipo de desarrollo de Abzû. Entre ellas, se encuentra el director de arte de Matt Nava, lo que hace que ambos juegos cuenten con aspectos visuales semejantes.

Por eso, Abzû puede ser visto como un sucesor espiritual, una “continuación” de Journey que muchos dirían que no era necesaria, pero que puede utilizar la misma fórmula de juego que inspiró y añadir elementos propios e igualmente impactantes.

Esa sensación es causada principalmente por el medio ambiente acuático del juego y la presencia de algas, peces, tiburones y otras criaturas marinas alrededor del jugador. De alguna manera, parecen estar en sintonía con cada movimiento hecho con el personaje. Es posible incluso hacer autostop con algunos de los animales.

Este aspecto de la proximidad con los animales y la naturaleza marítima es esencial para los elementos más sobresalientes en Abzû: momentos, al mismo tiempo, impresionantes y de miedo, que pasamos en el fondo del mar mientras jugamos.

Lo que vuelve aún más interesante a Abzû es saber dosificar esas partes de impacto con momentos tranquilos, en donde sobresale la contemplación de la vida marina. Así, nunca estamos seguros de en qué momento ocurrirá algo emocionante. Lo que nos mantiene en un estado constante de expectativa.

El mérito para que esto suceda también se encuentra en los detalles que el estudio de Giant Squid se molestó en desarrollar a lo largo del juego, como cada criatura vista; ya que, estas, suelen ser representaciones bastante fieles de animales marinos reales: desde el extraño pez víbora, hasta las enormes ballenas jorobadas.

Es posible pasar largos minutos paseando entre ellos, tratando de observar y conocer más sobre la vida marina y teniendo éxito en ese conocimiento en donde fallaron las clases de biología en el colegio.

Por todas estas cualidades Abzû puede ser una experiencia audiovisual interactiva, sumamente impresionante, en suma; algo que no habíamos experimentado desde Journey. Sinceramente, es una suerte que juegos como Abzû siguen trayendo experiencias tan fantásticas; preocupándose tanto por el aspecto visual, como por la jugabilidad y la historia (que, en este caso, vamos construyendo).

Abzû se encuentra disponible para PC (Steam) y PS4.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad