A Hat in Time

A Hat in Time es, en sus mejores momentos, un juego con una brillante capacidad de hacer referencia a la cultura pop, desarrollando la jugabilidad de modos inesperados y muy divertidos. Sin embargo, en sus peores momentos, A Hat in Time es un juego con secciones de plataforma muy frustrantes, no por la dificultad, sino por decisiones dudosas de diseño y por el mal uso de la cámara. Una vez más es la cámara lo que más asombra de una plataforma en 3D.

El primero de los cuatro mundos de A Hat in Time presenta el juego como un gran collectathon. Esto significa que el jugador tiene que navegar por un escenario lleno de enemigos y peligros, en busca de monedas especiales, artefactos, bolas de lana, entre otros objetos. De forma similar a Super Mario 64 (1996, Nintendo), es necesario elegir un punto de entrada específico en cada mundo, que da acceso a un reloj de arena específica, y provoca cambios en el escenario.

Los otros coleccionables, casi todos opcionales para completar el juego, se encuentran dispersos por el mundo independiente de la entrada elegida, y pueden ser recogidos en todo momento, una vez que el jugador posea las habilidades necesarias para ello. Las nuevas habilidades están asociadas a diferentes sombreros utilizados por la protagonista, así como con insignias que pueden ser colgadas en estos sombreros. Estas habilidades pueden ser adquiridas con la progresión de la historia, o compradas a un comerciante a cambio de la moneda local. Por su parte, los nuevos sombreros deben ser fabricados, con bolas de lana especiales. Cada ovillo diferente desbloquea un nuevo tipo de sombrero.

Después de jugar A Hat in Time por un rato, nos daremos cuenta que la verdadera intención del juego es, en realidad, contar historias. El segundo mundo, en una oposición directa al primero, no tiene la posibilidad de la exploración libre por el escenario. Las fases se vuelven más lineales, y se encuentran ligadas de forma directa a la resolución de conflictos entre personajes que se presentan sólo en ese momento. A Hat in Time, entonces, toma como inspiración juegos como Psychonauts (2005) y Double Fine, en el que la plataforma y los coleccionables son elementos de gameplay paralelos al modo como el universo es construido, y los personajes, que cada vez son más complejos, interactúan alrededor de una misma trama.

A Hat in Time tiene más de una línea narrativa simple, presente sólo para determinar una motivación inicial, y un desenlace esperado. A cada momento, el jugador es guiado por una maraña de personajes exóticos, originales y divertidos. Un error, en ese aspecto, es la independencia de cada mundo, ya que enemigos encontrados no se relacionan entre cada fase, y sólo aparecen juntos en el final del juego. A pesar de no ser capaz de construir una historia única, cada nivel de A Hat in Time demuestra una creatividad extraordinaria.

Conclusión sobre A hat in Time

Es en su diseño de personajes, mundos y la historia que A Hat in Time realmente conquista a los jugadores. Todo el juego ha sido cuidadosamente modelado de forma que se pueda mantener el estándar visual relacionado a plataformas en 3D, al mismo tiempo que posee características propias. Y además de todo el universo construido, la atención prestad a los detalles es digna de nota en una producción independiente. Cada capítulo de cada mundo tiene una imagen como portada, y sin miedo de usar una amplia diversidad de colores, todos los escenarios pueden ser fácilmente distinguidos. El doblaje del juego mantiene el mismo tono, accesible y carismático, del resto de la obra, lo que ayuda A Hat in Time a ganar aún más fans.

El principal defecto de A Hat in Time está en su falta de cohesión interna, y este es el problema del que todos los demás se derivan. Cada mundo del juego está construido de forma independiente, y cuenta con mecánicas únicas, adecuadas a la sub-trama que se cuenta en ese momento.

Además, el juego también puede ser algo “extraño” para quien disfruta de aspectos específicos de plataformas en 3D, como un mayor enfoque narrativo, o una mayor posibilidad de exploración. Aunque con la posibilidad que se ofrece al público de construir sus propios niveles y desafíos, es posible que A Hat in Time aún cuente con excelentes recursos por ofrecer.

Responder

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad